Prueba KYMCO AK 550
Prueba KYMCO AK 550: el scooter total

El arma de KYMCO para luchar contra el T MAX es más efectiva y rápida de lo esperado. Para probar este scooter deportivo nos hemos ido al circuito de Ascari donde hemos podido ver de lo que es capaz. Así es el nuevo KYMCO AK 550.

Autor:
Jorge Torrecillas
Foto:
Mikel Prieto
Publicado el 27/06/2017
Prueba KYMCO AK 550
Motor potente y suave
Parte ciclo
Frenada
Visibilidad intrumentación
Peso en parado

Cuando una marca tiene la brillante idea de presentar un scooter en circuito es toda una declaración de intenciones. KYMCO acaba de lanzar el esperado y sofisticado AK550, su arma más sofisticada, potente y radical, que llega como un ciclón al segmento de los scooter deportivos de media cilindrada.

En el AK550 KYMCO ha volcado todo lo aprendido en sus 50 años de historia y ha dado un paso más allá creando su vehículo más efectivo y rápido. Las claves están en su poderoso y novedoso propulsor bicilíndrico, que desarrolla 53,7 CV, y en una parte ciclo de lujo con chasis de aluminio. Cinco años de desarrollo para llegar a este punto histórico para la marca.

El malagueño circuito de Ascari nos esperaba para ver de lo que era capaz este scooter. Una apuesta arriesgada por parte del departamento de marketing, pero que sin duda nos sedujo a la prensa desde el primer momento.

Motor KYMCO AK550: máxima tecnología

Al KYMCO AK 550 le esperaba una demoledora jornada donde no íbamos a andarnos con concesiones. Yo iba dispuesto a dar lo mejor de mí. Me tranquilizaba que de serie este KYMCO monta neumáticos Metzeler cuyo rendimiento es superior a los KENDA o Maxxis que equipan el resto de la gama.

Por cifras está por encima de su máximo rival, el todopoderoso Yamaha T-MAX 2017, con 7 caballos más y prácticamente mismo peso (226 kg Yamaha // 230 KYMCO), un detalle con el que la marca taiwanesa saca pecho. También podría rivalizar con el BMW C650 Sport otro de los scooter deportivos referencia. Además el trabajo hecho en el motor es impresionante con multitud de soluciones técnicas nuevas que les han llevado a registrar hasta 54 patentes.

La principal novedad es que está separada la transmisión del grupo dinámico, lo que permite hacer cada parte más compacta y ligera, y lo que es más importante mejorar el rendimiento. El cigüeñal es cross plane y además cuenta con un nuevo sistema de refrigeración doble. Otro detalle importante es que el embrague es multidisco bañado en aceite, por lo que la pérdida de potencia por fricción entre piezas mecánicas se reduce al mínimo. Acabados como los árboles de levas, pistones y los ejes de equilibrado forjados nos dan una idea del mimo con el que KYMCO ha desarrollado su nuevo motor.

Prueba KYMCO AK 550

Con el KYMCO AK550 rodando al límite en circuito

Nos subimos al KYMCO AK550 y nos llama la atención su comodidad. A pesar de ser su scooter más deportivo KYMCO no ha querido renunciar al confort. Es el más cómodo de su gama y el que tiene una posición más natural. Al arrancar el ronroneo de su bicilíndrico se hace notar. Han trabajado especialmente este aspecto desechando hasta 70 combinaciones finales de escape. Casi nada. Elegimos el modo full power –dispone de uno rain más suave- para salir a pista. El motor empuja con contundencia pero de manera suave. Sin vibraciones pero con una curva que parece no acabar nunca. Tras las primeras vueltas a Ascari y una vez nos hemos habituado a él empezamos a buscar los límites. El motor corre mucho, pero no desarrolla una punta excesiva. En la parte más rápida llegué a ver los 172 de marcador, una cifra no demasiado elevada para las expectativas que tenía. Pero su punto fuerte es el empuje que tiene desde las 2500 rpm hasta las 7500 donde entrega toda la potencia.


La parte ciclo es excepcional. La combinación del chasis doble viga de aluminio con las suspensiones es muy efectiva. Delante monta una horquilla de 41 mm con barras independientes (una hidráulico y otra muelle) y detrás un amortiguador colocado de manera longitudinal que trabaja de manera excelente. Os aseguro que me dejé la piel en poner en compromiso al scooter y no tuve ni un extraño. Es estable tanto en curvas cerradas como rápidas y aún frenando muy muy fuerte no se inmuta. Cuesta mucho rozar con el caballete o la pata de cabra, lo que nos permite hacer una conducción deportiva total.


La frenada se confía a un sistema Brembo monobloque de 4 pistones con latiguillos metálicos de serie. Pata negra para el mejor scooter de KYMCO. El mordiente de este conjunto es muy potente y permite detener estos 230 kg en muy pocos metros. El ABS 9.1 de Bosh, muy poco intrusivo, también ayuda cuando clavas los frenos sin miramientos. La verdad es que sorprende muchísimo la efectividad del conjunto en todos los aspectos. Se nota que la marca se ha vaciado para dar vida a esta criatura.

Kymco ak550

Tecnología al servicio del usuario: NOODOE

Ha quedado claro que la parte prestacional queda cubierta con nota. Pero un scooter con tanto desarrollo tecnológico también debe estar a la altura con sus gadgets electrónicos. Como novedad en Europa el AK550 equipa de serie el sistema Noodoe, una novedosa manera de conectar tu moto al móvil por Bluetooth a través de una aplicación propia de KYMCO. Noodoe ya está funcionando en Asia con muchísimo éxito e incluso a modo de red social. A través del móvil puedes personalizar totalmente tu display, tener información en tiempo real de todo cuanto acontece a tu alrededor e incluso localizar tu moto vía GPS. Un avance espectacular que ayuda en la movilidad urbana y de extrarradio y que te mantiene conectado con el exterior. El Noodoe se visualiza en la pantalla central de las tres TFT que componen la instrumentación. El AK550 también nos informa, entre otros muchos datos habituales, de la presión de los neumáticos y cuenta con puños calefactables de serie e iluminación full led. Una pega es que cuando hace mucho sol la visibilidad del display es reducida, un detalle del que KYMCO ya es consciente y está trabajando para modificarlo.

Buena capacidad de carga

El nuevo KYMCO AK550 puede albergar un casco integral bajo el asiento y nos sobra espacio para meter algún otro elemento. Tiene luz de cortesía en el interior. Además, cuenta con dos cómodas guanteras en la parte frontal para guardar lo más cotidiano, una de ellas con conexión USB.

El nuevo scooter deportivo llegará en septiembre en un único color, negro, y con precio de 9.949 euros. KYMCO regalará un año de seguro con robo al comprarlo y dará facilidades para la financiación.

Sin duda estamos ante un hito en el mundo de los scooters asiáticos ya que se meten en un segmento hasta ahora desconocido para ellos. KYMCO entra con fuerza y con un producto muy competitivo que nos ha sorprendido muy gratamente por todas sus posibilidades.

Precio KYMCO AK 550 9.949 con seguro de robo incluido

Detalles de la moto

Completísimo cuadro de intrumentación con tres pantallas TFT. La del centro es para el nuevo sistema Noodoe que conecta con el móvil. El resto nos da toda la información del vehículo. Con mucho sol tiene mala visibilidad. 

Prueba KYMCO AK 550: motor

El motor es el alma del AK550. Está separada la transmisión del grupo dinámico. El cigüeñal es cross plane y además cuenta con un nuevo sistema de refrigeración doble. Otro detalle importante es que el embrague es multidisco bañado en aceite, por lo que la pérdida de potencia por fricción entre piezas mecánicas se reduce al mínimo. Acabados como los árboles de levas, pistones y los ejes de equilibrado forjados nos dan una idea del mimo con el que KYMCO ha desarrollado su nuevo motor.

Prueba KYMCO AK 550: frenos

Tren delantero muy potente con pinzas radiales monobloque de Brembo de cuatro pistones y anclaje radial. Latiguillos metálicos. ABS 9.1 de Bosch. 

Prueba KYMCO AK 550: suspensión

Amortiguador trasero único logitudinal. Delante horquilla de 41 mm. El conjunto es efectivo y confortable. 

Prueba KYMCO AK 550: asiento

El nuevo KYMCO AK 550 tiene hueco para albergar un casco intergral sobradamente además de espacio para guantes y otros bártulos. Delante dos cómodas guanteras. 

Motor

Tipo

Bicilíndrico, crossplane


Refrigeración

líquida


Potencia Máxima

53,7 a 7500 rpm


Par Máximo

55 nm a 5750 rpm


Cambio

automático


Transmisión

Correa dentada


Chasis

Tipo

Aluminio doble viga


Suspensiones

Horquilla 41 mm / monoamortiguador


Frenos

Delantero

Doble disco 270. Pinzas radiales Brembo


Trasero

Disco 260 mm


Medidas y pesos

Longitud

2220 mm


Distancia entre ejes

1580 mm


Altura del asiento

785 mm


Peso (lleno)

230 kg


Capacidad del depósito

15 l


Neumáticos

120-70/15 - 160/60-15


Texto:

Jorge Torrecillas

Fotos:

Mikel Prieto

Publicado el 27/06/2017

Ya está disponible el número 79 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Slider CSS - An automatic Slider only with CSS

Número #79: KYMCO AK550, al límite,

Probamos el nuevo KYMCO AK 550 en circuito y lo ponemos al límite, también la flamante Aprilia RSV4 RF y la Yamaha MT 10 SP. Además nos ponemos modo trail con la Suzuki V-Strom 1000 XT y entrevistamos a Kenny Noyes dos años después de su accidente. Recordamos la historia de cuando MV Agusta se quedó sola en el Mundial y entrevistamos a Alfredo Gómez tras su victoria en Erzbergrodeo, la carrera más dura del mundo.