Efraón Triana: el artesano de motos

Efraón Triana se ha convertido en la última década en uno de los máximos exponentes de la modificación de motos en España. Sus diseños y cuidado de los detalles le han llevado a la cúspide. Ahora tras su exitosa etapa en CRD está consolidando un nuevo proyecto, Ufo Garage, donde vuelve a sus orígenes.

Autor:
Jorge Torrecillas
Foto:
Álvaro Guardia
Publicado el 18/12/2017

Nos desplazamos a Alcalá de Henares para conocer el nuevo taller de Efraón Triana, Ufo Garage. En la calle un Golf MK1 restaurado por completo nos da una pista de por dónde debemos ir, es su coche... Por fuera hay nada especial, una nave de polígono… pero cuando nos abre la puerta... Boom, el paraíso. Un espacio enorme y plagado de motos en fase de construcción, ilustraciones por las paredes e infinidad de detalles que nos hacen meternos de lleno en el mundo de uno de los mejores transformadores de motos de la actualidad.
Efraón lleva metido casi una década en el gigantesco mundo de las café racer y preparaciones de todo tipo. Su etapa como socio y artesano de CRD (Café Racer Dreams) le hicieron ponerse en el punto de mira internacional. Ahora ha aparcado todos los proyectos para volver a trabajar solo. A pequeña escala. Donde se siente realmente cómodo.


Un cambio de aires muy grande en esta nueva etapa…

Así es… Este trabajo es algo muy romántico. Ahora he vuelto un poco a mis orígenes haciendo las cosas solo, con tiempo, cuidándolo todo.

¿Por qué saliste de un proyecto tan potente como CRD?
Cuando conviertes algo artesanal en un negocio se pierde parte de pasión. Yo me dedico a esto porque es lo que me hace feliz, sino tendría un trabajo normal. En CRD hicimos cosas increíbles pero al final se producía mucho en serie y empecé a no estar a gusto. Tuvimos una época muy buena y me llevo un gran sabor de boca. Hicimos maravillas y consolidamos CRD a nivel mundial y creo q es mérito de los dos, Pery y yo.

¿Te ha beneficiado tu paso por allí?
Evidentemente mi trayectoria está también marcada por mi estancia en CRD y en este pequeño mundo la gente sabe de dónde salgo.

¿Por qué Ufo Garage?
Es como se llamaba mi taller cuando decidí dar un cambio radical a mi vida. Al principio me dedicaba a pintar que es una de mis pasiones y después pasé a CRD y otros proyectos.  y finalmente he vuelto a hacer las cosas a mi rollo y he querido rescatar el nombre primigenio de mis comienzos.

Coches, motos… te atreves con todo…
La verdad es que sí. Me encantan los iconos y trabajar sobre ellos. El Golf, las deportivas de los 80, las Harley, las Triumph. Todo por lo que siento pasión.
Eres especialista en muchas cosas pero… ¿cuál crees que es tu punto fuerte?
Mi punto fuerte creo que ha sido la atención a los detalles. Mis motos tienen que parecer que salen de un concesionario sin renunciar al diseño y la originalidad. Los acabadas deben ser impecables.

¿De dónde viene esa locura por el detalle?
Viene de mis experiencias en EEUU. Tienes que salir de aquí para ver lo que hay fuera y ver cómo se trabaja. Hay una feria en Detroit –Autorama- donde están los mejores preparadores de coches del mundo y allí entregan el premio Ridler Award. Solo con ver cómo trabajan los jueces te vuelves loco, miran hasta el último tornillo. Hablando con uno de los grandes modificadores me confesó que cobraba más de 1 millón de dólares por coche. Quedé impresionado por la cifra, sí, pero sobre todo con lo bien que se pueden hacer las cosas y me marqué esto como objetivo.

¿Cuántas motos has llegado a transformar?
Llevo exactamente 100… que se dice pronto. Algunas ni las recuerdo, pero sí a sus propietarios y las historias que los envuelven.

¿Y ahora qué buscas?
Una de las direcciones que quiero empujar es el acercamiento entre las marcas y los preparadores. Hasta ahora estábamos bastante enfrentados, pero poco a poco buscan nuestros trabajos como parte de su línea de marketing y me gustaría estar ahí. Pero de momento estoy trabajando en reeditar mitos.


¿Reeditar mitos?
Quiero coger modelos icónicos de la década de los 50 y reeditarlos sobre bases modernas. Ya he terminado mi primer trabajo sobre una Harley-Davidson Sportster y estoy enamorado de ella.

¿Por qué la Sportster?
Es una de mis motos favoritas. La del año 57 concretamente. Tuve oportunidad de restaurar una y quedé fascinado. Pero aquella moto no puede usarse todos los días. Mi idea era poder conducir una moto similar a aquella maravilla hoy día sobre una base moderna. Sportster es la única moto de HD no ha dejado de fabricar jamás y tiene un valor especial. Es una moto conducible con la última tecnología y el look impecable de aquella época.
 

¿Recibiste apoyo de HD?
Harley supo del proyecto y me apoyó. Lo que pasa es que ellos tienen sus propios accesorios y concesionarios oficiales y no pueden dar soporte total.
 

Y lo siguiente…
Quiero hacer algo parecido con Triumph sobre una Boneville, basándome en la original de los años 50. Quiero reeditarla.

Cambiando de tema… ¿La ITV lastra tus trabajos?
En España la normativa es restrictiva. Pero no podemos estar llorando todo el día. Cumplamos la norma y hagámoslo bien. Dentro de lo permitido hay que hacer lo mejor que se pueda y yo me adapto a lo que hay.
 

Otra de tus grandes pasiones es la ilustración.
Sí. Soy ilustrador. Antes de empezar un proyecto siempre comienzo dibujándolo. Es parte de la experiencia como cliente. Es genial llegar aquí y ver cómo va a ser tu moto y sentirte cuidado como cliente. Mis diseños son casi idénticos a la moto final.

¿Son los clientes quienes escogen el diseño o tú les orientas?
El cliente viene con una idea y no vas a cambiársela. Tienes que guiarle. En mis cursos explico que lo más importante es “qué quieres hacer con la moto” y el uso que le va a dar. Con esta idea clara es más fácil. La moto va determinada por la usabilidad.

¿Se pasará la moda Café Racer?
Las preparaciones en Europa están orientadas a una moda, a un look. No compramos prestaciones, sí algo más de vestir. En esta sociedad tan interconectada necesitamos un punto de individualismo y eso nos lo da nuestra moto única. Nuestro momento con ella es especial y eso perdurará siempre. Las café racer se adaptarán como ha pasado hasta ahora aunque hay nuevas tendencias que vienen pisando fuerte.

¿Cómo cuál?
Desde hace años llevo diciendo que las deportivas de los 80 y 90 tienen una fuerza bestial. Creo que se pueden hacer unas cosas espectaculares. Y muy pronto podré enseñaros algunas cosas que van a romper moldes…

Te gusta compartir tu conocimiento a través de cursos… no todo el mundo lo hace.
Nunca me ha dado miedo a enseñar. Mi responsabilidad es hacer cosas que los demás no hagan. Yo te enseño cuál es la puerta, pero tú tienes que abrirla. Enseñar a la gente crea comunidad. Mis alumnos cuando salen de aquí salen formando parte de un grupo. Los celos no aportan nada.

Texto:

Jorge Torrecillas

Fotos:

Álvaro Guardia

Publicado el 18/12/2017

Lo más visto

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Slider CSS - An automatic Slider only with CSS

Número #90: ¡Atómica! Yamaha Niken

Probamos la Yamaha Niken, la moto de tres ruedas de altas prestaciones, rodamos con la moto de Terminator, la Harley Davidson Fat Bob, acudimos a la presentación de las nuevas BMW 750/850 GS y realizamos una toma de contacto del nuevo scooter GT de SYM, el Cruisym. Recordamos la historia de la Yamaha R1, repasamos los pilotos que han ganado carreras con varias marcas en MotoGP, acompañamos a Honda en la aventura Africa Twin Epic Tour y comenzamos un curioso viaje hasta Mongolia… ¡en 125!